martes, 19 de octubre de 2021

I'Ve Got a Gal In Kalamazoo

 




En Bronson Park perdí a mi chica por primera vez…

Yo tuve una novia en Kalamazoo

cuando los zorzales maltrataban al manzano silvestre

y todavía nunca habíamos escuchado a Glenn Miller

sentados en la hierba

que alfombra la hermosa fuente junto al kiosko…

Yo, pecador, perdí a mi chica

cerca de la primera Iglesia Metodista Unida

hipnotizado por el rojo inglés

de los ladrillos de la Biblioteca de Damas.

Ella me había lavado el pelo

unas horas antes,

había preparado un delicioso picnic

sin mantequilla de cacahuate ni pepinillos,

se había puesto dos lazos por la cabeza

y escondió dos libros en la cesta

junto al sirope de arce…

La perdí por primera vez

y fui el hombre más feliz

malgastando la tarde tratando de encontrarla

a lo largo de South Park Street,

al oeste de Lovell Street

hasta sorprenderla embelesada

en una de las galerías Zane…

Me desnudó en un callejón de la avenida Michigan

por donde Kalamazoo se escapa hacia el lago

entre bosques de altísimos pinos rojos…

La perdí en Bronson Park por primera vez

y la perdí para siempre entre calabazas gigantes

cuando abandoné Kalamazoo

y me vine al norte.

Sé que sigue lavando otros cabellos,

que nunca dejará de prodigar sus manos

en las mil habilidades parsimoniosas que la conocí,

que seguirá escuchando a Nick Cave

y despistando novios en el Bronson

como quien empieza a ser feliz

dejándose encontrar mirando un cuadro…

No hay comentarios:

Nada tiro

  Todo es importante. Tú, sin duda, formas parte de mi historia y ahora te recuerdas a mi lado, borracho en un pueblito cerca de Lerma, Burg...