miércoles, 18 de mayo de 2022

En la onda


 

Yo sería un gran muerto.

Mis vicios entonces lucirían como joyas antiguas

con esos deliciosos colores del veneno.

Habría flores de todos los aromas en mi tumba

e imitarían los adolescentes mis gestos de júbilo,

mis ocultas palabras de congoja.

Tal vez alguien diría que fui leal y fui bueno.

Pero solamente tú recordarías

mi manera de mirar a los ojos.

(R. Dalton)



 

… taba ahí, entre mirando problemas de porcentajes para un alumno que los tiene a medio tragar y entre dibujando ojos argelinos cuando por algún lado, puro azar, me ha aparecido Roque Dalton. Yo amo a Roque Dalton. Me deleita Roque Dalton. Alguna vez quise ser Roque Dalton, hasta ansié morir como Roque Dalton. Abandono los porcentajes y los ojos sin miramientos y voy descubriendo, de a poco, cómo Roque tuvo una medio hermana, Margarita, que tuvo el valor de pedir matrimonio a un colega para poder  marchar de México a Cuba. Que tuvo las agallas para casarse con ese colega y para irse a seguir definitivamente a Fidel en su campaña de alfabetización ecuménica. Descubro así, en el mismo torbellino de azares, que el individuo que aceptó casarse con ella, matrimonio que duró un mes, fue el cuate José Agustín, reconocido escritor mexicano. ¿Y quién es el tal José Agustín, me pregunto? Pues nada menos que uno de los componentes de la denominada «Literatura de la Onda». La literatura de ¡la Onda!, ahí es … Mi profuso conocimiento de los seriales mexicanos hace que no ignore que tal título nada tiene que ver con esa parte de la Física que profundiza en la acústica ni pendejadas por el estilo y… una cosa lleva a la otra y la otra a la de más allá y así llego a Parménides García Saldaña y a su novela «Pasto verde», que llevo una hora tragándome sin miramiento alguno. Es… ,como lo diría, como si Gael García me estuviera recitando a Borroughs a toda hostia… ¿Qué porcentaje de enajenados chingados andarán ahorita al pedo con don Parménides le preguntaría a mi alum…?

jueves, 28 de abril de 2022

Para mi paz...




Nunca había dudado y, de repente,
no sé si eres memoria o puro olvido,
si ardiente corazón o frío fluido,
no sé si negra sombra o luz latente
razón fugaz, o causa permanente
algo que pudo ser o que no ha sido.
Sólo sé que existo y por mi latido
sé que de amor me lleno dulcemente
y en voz a borbotones me derramo.
No existen las heridas, me las lamo
a lengüetazos suaves, no las muerdo.
Nunca había dudado y ahora reclamo
para mi paz la duda en que me pierdo
y apacigua en la noche el lado izquierdo.

miércoles, 27 de abril de 2022

ABRIL 2022




Despacha abril su fiesta de colores
y uno se desbarata en la baranda
cuando detrás de los tejados anda
Primavera tostando los mejores

retales de su sol roto en rumores
de duro zajarí y sanguina blanda
en ese cielo intenso que se agranda
cuando ya el día agita sus temblores…

¿quién escribe este atardecer diario
anuncio de la noche mientras vuela
naranja funeral, crepusculario…?

¿Quién plasmó los colores de esta tela?
¿Acaso un dios pasó por Campanario
y se aleja, feliz, por Magacela?


La foto refleja lo que me regala el cielo muchas tardes en las ocasiones en que puedo viajar hasta la casita de Campanario (Badajoz) para deleitarme en la azotea que lleva hasta el «doblao». Este abril hemos podido disfrutar de un cielo de delicia y un campo exuberante... La instantánea me animó con el soneto y es autoría del infatigable fotógrafo José Manuel «Julen» Moyano quien tuvo a bien regalármela. Ojalá disfruten ustedes de ambos...

jueves, 18 de noviembre de 2021

Bien pensado...

 




Si lo pienso bien

creo que puedo asumir

que la infancia es mi única patria,

que no me ofendí

cuando me dijeron comunista

aunque quizá no lo fuera

hasta ese instante,

que la palabra campechano

implica tu sumisión

mientras renuncia a ti…

Si lo pienso bien

puedo proclamar

que mi memoria sacude tu memoria

y mi poesía alberga la tuya,

poesía que vaga como una nube

por el silencio humilde

de tu sueño,

que cuento mi infancia

para que no olvides la tuya,

que somos pobres, no miserables

y todavía sangramos rojo y abundante.

Si lo pienso bien

creo que he descubierto al enemigo,

y no eres tú…

viernes, 5 de noviembre de 2021

Iñigo Gago, beti gurekin

 


Joan egin zaigu gure Iñigo maitea, hain gazte... Nik ezingo nuke Margak berari buruz esan duena hobetu; doazela, beraz, hitz horiek omenaldi moduan:

«Iñigo maitea, mutil aparta eta maitagarria, eskuzabala, atsegina, apala... argia... ze berezia zen... ze umila eta ze jakintsua... 'Iñigo Gago non hago'... holan niotsan beti... non hago, maitia...»

Jarraian doan olerkiak ez du hainbeste baliorik, baina, tira... gogoan zaitugu, mutil, beti...



Badinotsut: triste nago,

nire ogirik gabeko begirada hau,

legamiarik gabeko begirada galdu hau

daukazu ziurtagiri...

Begiek aldarrikatzen dute:

triste jarraitzen dut,

zigarrotxo klandestino bat

erretzearen atsekabe gozorik gabe

gainera...

Bai, pentsatuko duzu:

«oso prosaikoa da».

Baina goibel segitzen dut,

bai orain 

eta, susmoa daukat, bai hurrengo

zazpi mila segunduetan ere...

Ezinezkoa izango da

dakizkidan milaka eta milaka hitzek,

bereizten eta izendatzen

eta ematen jakiten dudan

kolore multzoak,

eta munduan dagoen

 landare eder kopuru izugarriak

beste errealitate alaiagorik

lortuko dutenik:

triste, zeharo triste nago...



miércoles, 27 de octubre de 2021

GINGER «DE LA ROSALÍA» Y FRED «VAQUERO»





 Más de cincuenta años después era agosto y todavía la feria se celebraba en la antigua caseta junto al campo de fútbol. Había un concurso de baile y casi les obligamos a apuntarse. Sé que enseguida van todos ustedes a pensar que soy su hijo y que la lógica pasión y tal y tal y tal... Algo hay, claro, pero lo cierto es que hubo una especie de magia estremecedora lo mismo en la pista que en el numeroso público que la rodeaba. Todo el mundo contuvo la respiración los pocos minutos que duró aquel tango (una «comparsita» le decía la madre) donde ella como un repeón chiquito y él, el chulo menos lunfardo, deslizaron sus cuatro pies de más de setenta años ajenos al estrépito, a la alta luna y a nuestra pasión desbocada. Quedaron segundos y les dieron un hermoso ramo de flores. Nunca olvidaremos la pitada que se llevó el jurado, quizá injusta, aquella inolvidable noche. Unos años después nació el poema, más injusto quizá, que aquel jurado...

Si hubo una tibieza
procuróse en el imprevisto.
Las cabezas se tornan,
los cuerpos, un sutil tirabuzón
cual la majestad de ella
posando el cuello
en el hombro.
Él, ya adusto.
Otro giro y el vapor,
nada es más disturbio
que la periferia
entre las golondrinas
del centro de la pista.
Quizá sea batalla
y estamos muriendo
desde este lado, pura envidia.
Mientras ellos, ajenos,
bailan y bailan
y sólo bailan...
No hay más beso
que la perfección de ese clavel.
Afuera, escapamos
pero de uno en uno
y en un efluvio aniquilado,
casi sin alma,
expulsados de ellos.
Porque siempre bailan solos.

martes, 26 de octubre de 2021

BUENAS NOCHES, HOLA, BUENAS NOCHES


 

Habita por el insomnio

una rana de porcelana

en el centro de un parque.

Es todo el silencio

y es amarillo.

Digo el silencio.

Digo el insomnio.

La rana amanecerá con su chorrito

y habrá una fiesta de gorriones

y de pinzones, y de jilgueros.

Cerca hay plataneros altísimos.

Pero yo ya duermo

agarrado a una estrella

y sin ese encanto

del agua amaneciendo blanca,

saliendo del poema.

Así, desnudo,

sin ese encanto.

Con esta estúpida felicidad

siempre previa...


En la onda

  Yo sería un gran muerto. Mis vicios entonces lucirían como joyas antiguas con esos deliciosos colores del veneno. Habría flores de t...