viernes, 11 de enero de 2008

Sonetos

boomp3.com

El cárdeno punzón de la mañana
aniquila la noche y sus rincones,
la luna se divide en algodones
que ves pulir al viento en tu ventana.

Deja el sueño al día la herencia ufana
de los labios y de los corazones
que pulen también con sus punzones
más besos, más amor, fruta temprana...

El paisaje no cambia, se transforma
al son de la sustancia que palpitas,
el ritmo de tu luz dicta su norma.

Alarga tú la estrella en que crepitas
y, si acaso la apagas, sea de forma
que enciendas el color que necesitas.

* * * *

Una ventana, un visillo, la mano,
un ímpetu, un temblor, un movimiento,
una ilusión, un llanto, un sentimiento,
aquella añoranza, el bosque cercano.

Cuanto un beso pueda tener de arcano,
cuanto tiene una mirada de lento,
una leve emoción en un momento,
unos adioses, el esfuerzo vano.

Un cariño sin amistad posible,
la mirada sin ojos que se roba,
la hoja acuosa de un amor terrible.

Y una antigua canción de antigua trova
que perdura en el sueño más tangible
de la penumbra amable de una alcoba.

* * * *

Lo ignoras, atrapada en un momento,

no te puedo contar cuántos segundos:
¿Mas no hay en uno sólo tantos mundos
como llantos en un solo lamento?

También ignoro yo tu sentimiento
o cuánto tus suspiros son profundos
o cuánto mis desvelos son fecundos
no, no lo sé, pero algo sí presiento:

Que hay dos soledades un minuto
que son un pájaro raptado, quieto,
en la misma intención que te disfruto.

Sonríes, ¿ves, mujer? se cumple el reto
de borrarte una pena (¿soy astuto?)
en el rato en que lees este soneto.

* * * *

Cuélgate un bandoneón en la mirada
y una dulce penumbra en la cintura,
un carmín excesivo en tu dulzura,
bailemos ese tango en la almohada.

Susurra esa indecencia amontonada
que ya el deseo por tu piel murmura,
báilame cual si fuese una aventura
donde la pista es mi ingle acelerada.

Báilame, consintiendo en los delitos
que cumplen afiladas mis aristas,
condúceme con pasos exquisitos.

Báilame el tango cruel con que te invistas
del alma más maleva de Carlitos,
violándome a la par que me conquistas.




boomp3.com

2 comentarios:

Freia dijo...

He estado 4 días fuera de la blogosfera y cuando entro a tu blog, veo que has publicado tantas cosas ... Pienso leerlas despacio, una a una, para descubrir a Alejandra y redescubrir a Aznavour y averiguar quién es Rufino Tarrio y perderme en los poemas y descubrir qué significa en vasco Aitaxo.
¡Qué regalo Joseba!

Joseba M. dijo...

Aitatxo es 'padrecito' o 'papaíto' o algo así... Y, es un relatillo dedicado a él, que desde que enviudó, ha ido bajando, bajando con esa lógica tristeza que deja el recuerdo de más de 40 años de convivencia.
Te agradezco tu comentario más de lo que quizá llegues a imaginar, Freia... Espero ansioso nuevas sinergias en tu espacio.
Mila esker.