miércoles, 30 de enero de 2008

Acto único

Desmenuzar
las pócimas de tu mirada,
salvando tus ojos,
titubear,
manchar
mi reputada ignorancia.
Todo en el mismo acto,
en interminable segundo.
Clavar
ocho dedos descuidados
en tu gelatina
donde la piel
es un desliz de nardo
sin el ritmo esperado
de una debilidad...

No hay comentarios: