miércoles, 23 de enero de 2008

Viejos sonetos con viejos temas: amor, cine, besos

Persistes en el vívido empedrado,
y en los álamos que el invierno atere,
y en el sol dormido que aún no quiere
asomar su bostezo ensangrentado.

Y también en lo apenas reparado:
en este mar que tan cercano muere,
en los versos que mi eco te refiere
por que, ¡mago! me sientas a tu lado.

Y cada imperfección te perfecciona,
y cada perfección te redondea,
te pule, para ser mejor persona;

te alza hasta un altar de ámbar y jalea
donde un ojo, más miel, no te abandona
inmóvil en la suerte que te crea.

Para doña Sebas, desde cuando
lo de su aita...

Pulsa el sueño adherido en el respaldo
de ajado terciopelo en las plateas,
fluyan arduos Espartacos, brujas feas,
¡muera el hampón! ¡viva Teobaldo!

Es lo mismo Manhattan, Barakaldo,
la misma Meca, seas de donde seas,
la verdad es mentira y cuanto veas
es tu verdad, aún a precio de saldo.

Ábrete de orejas, hombre tranquilo
antes que rubia tentación se incline
alzando así tu corazón en vilo.

Grita y susurra y deja que se hacine
tu mente con Poirot, surcando el Nilo
aunque estés en tu pueblo, en un mal cine.



No digas besos, di palomas rojas,
puedes decir granadas entreabiertas
di también corazón que abre sus puertas
o mariposas mancas, ciegas, cojas.

Por decir, di la lluvia en que me mojas,
di azucenas que brotan en las huertas,
di yertos lirios en las bocas muertas,
di del bosque secreto alfombra de hojas.

No digas besos, dulces desagravios
que golpean en óvalos que ilesos
tornarán de otros óvalos, más sabios.

Besos no digas; mas descorre, gruesos,
el telón de sueños que son tus labios;
no los nombres, mejor dame tus besos...


2 comentarios:

Freia dijo...

Y cada imperfección te perfecciona,
y cada perfección te redondea,
te pule, para ser mejor persona;


¡Cualquier día de estos empiezo a robarte versos! Es que me cuesta tanto resistirme...
Un abrazo,

Joseba M. dijo...

No hay problema, Freia, es más, para mí es un placer y para mi vanidad, alimento.
Después de todo, buena música robo yo de tu espacio...
Y, si algún día precisas algo que pueda estar en mi mano, ea, a pedir...