martes, 11 de septiembre de 2018

Memoria del minero





El ojo se apresura por la clara
confirmación del hombre que no existe
más que en el puro hierro que lo inviste
y en la historia metal que lo declara.

En el mismo metal se nos dispara
una luz y un color que se resiste
a morir por los charcos, nada es triste
en el cuadro que Rocha capturara.

No tuvo la memoria del minero
recuerdo que merezca más la pena
que esta plaza nuestra, con su acero

alzando hasta los cielos esa vena
que engrandece la sangre del obrero.
Gracias, amigo Adrián, por esta escena…


Fotografía delicadeza 
del amigo y artista Adrian Rocha :
"Monumento a la industria", 
obra escultórica de Lucas Alcalde 
en la Herriko Plaza de Barakaldo.

lunes, 30 de julio de 2018

La luna roja de Simón





¿Qué le contará el castillo a la luna
que cambia su color por el de Marte?
¿qué lisonja le lanza en ese aparte
que sangra su rubor como ninguna?

¿Será ella la culpable inoportuna
de que la torre no luzca estandarte?
¿Qué le promete el mellado baluarte
que enrojece de asombro su tribuna?

Nunca sabremos todo con certeza,
tendremos siempre acta del antojo
que atrapó con sutil delicadeza

del cigüeño Javier proverbial ojo:
cuando al requiebro de una fortaleza
la luna fue pasión y farol rojo...


La incomparable foto es fruto de la habilidad y el trabajo del buen amigo campanariense Javier Simón, quien en la pasada noche del eclipse anunciado celó y perseveró desde la laguna de La Haba hasta atrapar a la luna enamorándose en Magacela, una maravilla de imagen a la que, sin la menor duda, el poema no hace honor...

martes, 15 de mayo de 2018

Cortiguera

La imagen puede contener: planta, árbol, exterior y naturaleza


Paseo del silencio, treinta y cinco
del bulevar del musgo y del helecho,
de la villa que el Ebro, con despecho
olvida en el cañón de un fuerte brinco....

Sendero del olvido, treinta y cinco,
del barrio del ayer y del deshecho,
del pueblo ya sin gloria que maltrecho
engulle la maleza con ahínco.

Hoy, la imparable hiedra tus blasones
tapiza escondiendo lo que ayer fuera
bello albergue de hidalgos corazones,

que sembraron la muerte que te espera
y en los que fueron fértiles balcones
nadie riega flores  ya en Cortiguera...







Pavesianna




Vendrá la muerte
y tendrá tus ojos...
(C. Pavese)

Vendrá el olvido
y tendrá tu piel.
Y dos huellas en la solapa
de un libro
donde crece el golem.
Y un cuero trenzado
de panes y de quesos
y de aldeas.
Y dos cuentos
para leer temprano,
cuando la nube primeriza
en una playa concreta
se hace bruma.
Vendrá el olvido
y tendrá tu voz
más hermosa que la muerte,
más lejana que la esperanza
que se alza en el humo
que le ofrezco a la luna
cada abril,
cuando llega el olvido
para retratarte
con pulso de maestro,
sin la piedad del verdugo...
Vendrá el olvido
y tendrá mis ojos...

martes, 10 de abril de 2018

Tres culos


Un
                                     
 Un caos lúcido,
un caos de ventanas abiertas.
(Roberto Juarroz, «Cuarta poesía vertical»)


¿Vértigo en suspenso,
cónclave de piedras,
silencio de caverna,
un cielo de añil quizá...?
¿Estarán las voces del pasado,
 Parténopes hermosas,
embelesando la memoria,
domando las miradas?
¿Qué bellezas,
qué fortalezas,
qué delicia de visión
albergará
el paisaje frente al ojo
cuando el recio banco
ofrece 
a la primavera
que baña, exultante, La Serena
casi a diario
tres, o más, magaceleños culos...?




                                 

lunes, 9 de abril de 2018

Última luz



Anhela este camino  ser vivido
y así mi pie, solícito, lo alienta,
el tibio sol de marzo no calienta
pero le muda el color con su latido.

La última luz desploma con sentido
su paleta: amarillo, cian, magenta...
trocando cada verde en trama lenta,
rescatando la ruta del olvido...

Crecen el asombro cerro tras cerro,
barranco tras barranco hasta la ermita,
panes y quesos y dientes de perro...

Escribe el campo, el corazón recita
su soneto en silencio, yo me aferro
al pulso que lo lleva a Piedraescrita...




Memoria del minero

El ojo se apresura por la clara confirmación del hombre que no existe más que en el puro hierro que lo inviste y en la histo...