lunes, 30 de julio de 2018

La luna roja de Simón





¿Qué le contará el castillo a la luna
que cambia su color por el de Marte?
¿qué lisonja le lanza en ese aparte
que sangra su rubor como ninguna?

¿Será ella la culpable inoportuna
de que la torre no luzca estandarte?
¿Qué le promete el mellado baluarte
que enrojece de asombro su tribuna?

Nunca sabremos todo con certeza,
tendremos siempre acta del antojo
que atrapó con sutil delicadeza

del cigüeño Javier proverbial ojo:
cuando al requiebro de una fortaleza
la luna fue pasión y farol rojo...


La incomparable foto es fruto de la habilidad y el trabajo del buen amigo campanariense Javier Simón, quien en la pasada noche del eclipse anunciado celó y perseveró desde la laguna de La Haba hasta atrapar a la luna enamorándose en Magacela, una maravilla de imagen a la que, sin la menor duda, el poema no hace honor...

El Harishari ilustrado

La abuela de Davianna tejía cuentos. Era justo lo que Yeiriam estaba escuchando contar a su madre mientras jugueteaba con Liin...