jueves, 24 de enero de 2008

Senén Camino, poeta (de 'El asno en globo')

Al cabo siempre es un placer perder el tiempo hojeando la torre de antiguos números de 'El asno en globo' que entesoro en el desván. No hay día que no me sorprenda alguna perla nueva (he llegado a pensar en cambiarle el título a la bitácora... 'Las perlas de Remorino' es una posibilidad más que plausible...). Y, para muestra de perlas, un botón. El poema final no es gran cosa, pero toda la reseña que precede es un encanto, a mi juicio. El autor firmaba como Senén Camino y la cita es del nº 55 de la revista.

boomp3.com
«Este lindo poema lo escribí cuando tenía quince o dieciséis años, era guapo a rabiar y todavía no sabía que Guadalupe estaba colada por mí. Y mirá vos que Guadalupe Magnolia era una mina bárbara; un agosto fue miss Pileta Vacacional y a todos los pibes nos traía babeando a bocha. Yo hacía el viaje hasta el lejano pueblo de los veranos en un ómnibus zarrapastroso que empleaba más de un día en un trayecto que hoy no quita más de seis horas. Y lo hacía con ella al lado, porque éramos emigrantes en el mismo norte y sus padres se vinieron del mismo olvidado punto del sur adonde, en el agosto, todos me envidiaban por esta misma amistad de viajeros que teníamos. ¡Ah, Guadalupe Magnolia! con aquellos ojos redondos como guijarros de río y esa sonrisa a la criolla que le agrandaba los dos lunares...
El poema sufre mal de traslación y de décadas,abichocado quizá, pero lo mismo va dedicado a cuantas de ustedes hayan sonreído hoy o piensen hacerlo en los próximos veinte segundos. ¿Qué, que no?...»


Nunca busques
aquello que te ha de encontrar
como yo te encontré
en la definitiva tiranía
de tus ojos,
más allá del pájaro efímero
de su hermosura.
Si he sido tu hombre,
si he de ser tu sombra,
dime si alguna brizna
de este pelo azulando
se ha mecido en tu viento,
si todo es verdad
cuando, cara a cara,
llovíamos felices
para abundancia
de arcoiris olvidados
entre las sábanas
que coronaron tu piel.
Ya sólo puedo saber
que el más allá
es una cierta caricia,
un, un mencionado beso,
un menoscabado temblor
dos veces multiplicado,
dos. Dos veces dos.

3 comentarios:

Selma dijo...

Joseba hoy necesitaba esta sonrisa, gracias por ofrecerla y por tener en este blog un refugio donde recuperar muchas ilusiones, y perderse entre palabras hermosas.

Un bisou Joseba.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Bonito poema Joseba.
Tienes una facilidad para escribir posts que espanta,ya la quisiera para mí.
Yo ya lo he dicho otras veces,me siento delante del ordenador y me quedo en blanco.Si no explico vivencias mías que están frescas en mi memoria,me cuesta muchísimo escribir sobre cualquier asunto.
Te felicito.

Petonets.

Joseba M. dijo...

Gracias a ambas, Selma y Eugènia.
Sobre lo que dices de la facilidad para escribir, tengo que confesar que muchas de las cosas que aquí pongo son escritos realizados de antemano. El blog me sirve de disculpa para exponerlos y, de paso, reescribirlos, en algunos casos hasta el punto de cambiarlos casi por completo.
De todas formas, conociéndome como me conozco, sé que a épocas de fertilidad casi febril le seguirán otras de exasperantes sequías y, entonces, me ocurrirá lo que dices: me sentaré ante el teclado, abriré el blog y me iré marchitando delante de la sabanita blanca que se abre en el editor de entradas y donde se supone que hay que escribir una historia, un poema, un pasadizo, una reseña...
Pero, seamos positivos, a día de hoy el impulso que me provoca escribir y dibujar y diseñar mi propio espacio me procura una gran satisfacción, así como el hecho de, gracias a él, ir conociendo un montón de gente interesante como, por supuesto, ustedes dos (por cierto, Eugenia, leí tu interesante periplo portugués, ¡vaya tela...!).
Muxu asko...