viernes, 29 de febrero de 2008

Ojos

Creo que había un acantilado a la derecha, es posible que algún hermoso mar repitiera su llanto enfrente y no puedo negar que no anduviera el sol haciéndole esas cosquillas con que lo derrota en mil espejitos inexplicables. Tú mirabas todo eso, certificando su hermosura. Yo, miraba tu mirada y sé que no podía escapar. No podía escapar. No sé si he podido escapar. Nunca sabré si he escapado. Luego, hubo seguramente algún papel, alguna pluma y un rastro de poesía; pero no puedo asegurar que sea tan importante.


Si se rasgan, son como promesas,
son hermosos amagos de mirada,
aún cerrados son siempre más que nada:
los abanicos con que los regresas.

Si están abiertos, por ellos ingresas
en esa especial condición de Hada,
la vara es tu pupila desplegada,
con que más que mirar, si miras, besas.

Con un color que aturde a los pintores,
que no atinan con azules ni rojos
los brillos que del sol hacen mejores,

son, ya más que dos globos, dos antojos
que si lloran, arcoiris posteriores,
encumbran más allá de puros ojos.

7 comentarios:

Sophiste dijo...

L'énigme d'un regard de pure transparence qui brille parfois du fascinant éclair
Des grands initiés aux jeux de connaissance
Et des couleurs du large, sous les cieux déserts...

voila ce que reflète le regard de ce poème insert


à bientot

Selma dijo...

Je ne sais si te répondre en français Joseba, mais comme je viens de commencer ce commentaire dans cette langue je continue ,ainsi Sophiste que j'ai eu le plaisir de connaître aujourd'hui se sentira moins seul...Et toi Joseba non seulement tu le comprends tu l'écris aussi...

Que te dire de ce poème... sinon qu'il me plaît énormément...

Maintenant en Basque: Muxu!

Freia dijo...

Joseba, que te aseguro que no me he olvidado de ti en absoluto. Lo que ocurre es que tengo muy poquito tiempo para navegar y tú eres prolífico en entradas. Como además cada una de ellas a mí me apetece leerlas despacito y paladearlas, pues resulta que se me acumula el trabajo.
Espero poder sentarme mañana despacio a disfrutar de las cerezas. Un abrazo muy, muy grande.
Veo que has vuelto a cambiar de imagen y me gusta... aunque yo sigo echando de menos al elefante azul que se escapó con la onagra.

Joseba M. dijo...

Bonjour, les amis,
Muchas veces los ojos se llenan de miradas. Más que el color, les hace hermosos lo que son capaces de edificar. Gracias, Yuli (por cierto, la música ya está en mi estuche, mil gracias, jefe).
Merci, Selma, tu peux répondre en français, en catalá, en basque... com tu vols, siempre bien recibido. Muxu.
Hola, Freia,
por favor, mujer, no tienes que dar explicaciones. Sé perfectamente que hay días que deberían tener 27 horas. Respecto a la imagen, no te apures: el elefante volverá. Anda un poco liado explorando el reino de los baobabs con la burrita. De momento, me aburría y me autoretraté, como gran vanidoso.
Un abrazo, Freia.

Freia dijo...

Sí sí que me preocupa en parte, porque me gusta venir aquí y pasar más tiempo comiendo cerezas.
Como llevas un par de días sin escribir y eso ha coincidido con un poco más de tiempo libre en los míos, casi, casi he podido ponerme al día.
Te aseguro que tu cuento de tejedoras de cuentos que cuentan cuentos de tejedores persas me ha dejado un ánimo ligero y todavía estoy bajo el hechizo (que lo es, te lo aseguro).
Es probable que esta noche sueñe con nieve, hilos brillantes, ligeros y cálidos y pastas de almendras.
Un abrazo Joseba

Mega dijo...

Pues yo también me alegro de que vayas a recuperar al elefante. Tu autorretratos no están nada mal, pero el elefante azul tenía un no-se-qué de perro verde que me atraía mucho. ;-)

Dicho lo cual, mis felicitaciones por tus sonetos, muy lindos y bien rimados. Suelen dejarme un eco que los hace memorables.
Un abrazo.

marola dijo...

Hola gulibert, soy marola y dejaste un comentario en mi blogg, era una poesía se llamaba Lagrimas de mujer. Muchas gracias por leerme. Te dejo mi dirección de blogg para que si quieres la visites. Hace mucho que no entro en La gran Calabaza, pero no me olvido de ella. A parte de eso, me ha encantado el poema tuyo, muy bello y con sentimiento puro. FElicidades y te mando un beso. Marola