jueves, 21 de febrero de 2008

150 vocales

Me solicita, de improviso, que escriba, usando cinco minutos, un único cuento que tenga treinta veces cada una de las cinco vocales y le digo que es lícito, mas que sólo lo haré (algo que me surge muy fácil: utilizo trucos metalinguísticos que acumulo), si luego las enumera y da color una por una. Pica rápido y, tras escribir «cuenta», grito ufano: ¡hurra! ¡Si viérais su rostro rubicundo, mientras cuenta...!

4 comentarios:

Sophiste dijo...

Se podria ver un sencillo ejercicio audio de colores, un truco poético de vocales . Cuanta tinta va a correr en este blog aunque negra . Eso sera la meta no ? Un texto ludico para estar alerta en todos los sentidos.
Por cierto, un texto Rimbaliano de esos que escribes escondido en el bosque de Oma...

Joseba M. dijo...

Pues no sería mala idea, no... Ahí entre una de esas neblinas matinales de febrero, apareciendo entre los pinos el poema...
Habrá que hablar con Ibarrola, a ver si nos lo pinta.
Un abrazote, Sophiste

Anónimo dijo...

Perfecto, así.
errata

Freia dijo...

No sé qué me gusta más si el concepto o la forma.