martes, 12 de febrero de 2008

El secreto de su hermosa voz

Su voz era un prodigio que envolvía la mentira, la desarmaba. Por eso no mentía cuando mentía. Yo vivía el embauco de su voz en hechizo permanente.
-¿Cuál es el secreto de tu voz?-alcancé a preguntarle un día.
-El secreto está aquí- afirmó, señalándose en la izquierda del pecho.
Era mentira, allí no había más que sangre y carne latente, pero para cuando quise darme cuenta, ya lo había puesto todo perdido: ropa, sábanas, paredes, cuadr...

7 comentarios:

Selma dijo...

Me gustó "Orellana",mucho... pero ya estaba comentado..
"El secreto..." es inquietante, siempre lo es..Como lo son algunos de tus relatos, éste, contundente en su brevedad, y bueno, muy bueno..
Muxu Joseba

Joseba M. dijo...

Mercie beaucoup, chèrie Selma,
a veces me asusto a mí mismo con la cosas que se me ocurren... y pensar que admiraba la sonriente luna de anoche cuando se me vino a la cabeza esta historia...
Bisous.

Arroyo dijo...

Beste ipuin bat gogorarazi dit zureak, labur esanda:
Emakume xarmant bat begiz jo eta berarekin berbetan hasi zen gizona. Pare bat hitz elkarri bota ostean, ostatu hartu eta oheratu egin ziren. Emakumeak baldintza bakarra jarri zion: inoiz ez askatzeko lepo bueltan zuen belusezko begizta.
Larrutan aritu ondoren, emakumea lotan geratu zen eta gizonak Adanengandik zetorkion arrastoari jarraiki, ezin izan zion begizta askatzeko tentazioari eutsi. Nasaitu bezain laster, emakumearen burua jira-bueltaka erori omen zen ohe azpira.


Buruz kontatu dizut (eta badakizu zein oroimen eskasa dudan) Kosta Axelosena (uste agian ustela) den ipuintxotzar hau.

Joseba M. dijo...

Ene mirespeneko Arroyo jaun txit agurgarri hori... zera... aibadios!... hainbeste formulismo eta hainbeste tema ahaztu egin zait zer erantzun behar nizun. Ez dakit oso ongi, baina, dena den, ez dut uste kriston amorrua eman didala zure ipuinak nirean txortarik ez egotea gogorarazi didala erantzun behar nizunik. Ez, ez dut uste.

Lara dijo...

la belleza y los monstruos... eso es lo mejor, en realidad...

Joseba M. dijo...

Oh, Lara, recién vengo de tus caracoles... Nos hemos debido cruzar en el camino de las navajas...
Y, de acuerdo, te cito:«La belleza y...»
Un abrazo.

Mega dijo...

Hay mentiras que, al desarmarlas, se vuelven verdad, ¿no?

;-)