lunes, 18 de febrero de 2008

Poem

Tengo una novia que no me conoce. Me matan los celos y ese rizo que le tapa el ojo como un parche de serpiente. Es muy alta mi novia que no me conoce, muy alta esa novia que me piratea los besos, que los conduce como ese pelo de tela desgastada que le sienta tan propio. No sabemos si somos vírgenes, no nos conocemos tanto. No nos importa: no coleccionamos sellos, ni soldaditos de plomo. Pero es capaz de quedarse embobada viendo catedrales varias veces como si la piedra tuviera algo que ver
con sus orígenes.
Mi novia no tiene nada en común con los árboles pero te trae a la memoria algunos pájaros, siempre que no sean
el colibrí
o las palomas
porque se cagan mucho se cagan en plazas como la de San Marcos que no deberían alzarse sólo en Venecia. Huelga informarle que lo colibríes no, los colibríes no. No. Mi novia no sabe que tengo novia, lo ignora porque
su paz
posa reposa descansa en la tristeza, como un bucle-parche-tela en pecas claras de nariz y, entonces, se inhibe pulcramente. Y sabed que casi nunca lee poemas de desconocidos ni ariméticas pardas, porque ella es azul y es solitaria motu proprio

16 comentarios:

le sophiste dijo...

Dies iræ, dies illa,
Solvet sæclum in favilla,
Teste David cum Sibylla

pa toas esas palomas que cagan en las plazas

como sorprende

Joseba M. dijo...

De anunciar el fin del diluvio y de ser símbolo de todas las paces, a cagarse en todos los santos, a ser las nuevas ratas.
Igual es que tiene que ser así. Uno, como es tan lego en casi todo...¿Qué pensará monseñor Rouco...?

le sophiste dijo...

Monseigneur Rouco n'est il pas un de ces cardinaux homophobes qui juge l'homosexualité objectivement comme un trouble ????

Joseba, suis-je hors sujet cette fois-ci ?

Alors ce n'est pas sur les places que les blanches colombes doivent déféquer ...

Anónimo dijo...

Una pena que no te conozca; igual... hasta no sabe leer y se pierde todo esto.
Precioso.
errata

Joseba M. dijo...

Monseñor Rouco es todo eso que dices y más. Las palomas deberían cagarle con cierta regularidad, querido Yuli. A ver si una de ellas, de verdad, es el Espíritu Santo. Ton premier commentaire est magnifique, avais-je oublié de te dire? J'aime ceux jeux de langues et... lingues? Parfois ils resemblent meilleurs que les propres entrées...

Seguro que sabe leer, Errata, pero dudo que coma cerezas...
Un besote.

contradicto dijo...

Me recuerda a cuando la gente me pregunta si me he hecho novia. Yo respondo que la novia ya está hecha pero cuando se entere le da algo, pobre...

P.D.: ya lo dice Marcial en su sabiduría popular: "Las palomas, las ratas del aire".

Joseba M. dijo...

Bon dia, contradicto,
ten cuidado con esa novia, luego, en ocasiones, son ellas las que nos hacen a nosotros, y lo hacen con tanta sutilidad que creemos, ¡ah, incautos! que somos nosotros quienes...
Gracias por la visita. Una abraçada, amic.

Hilvanes Y Retales dijo...

Es una carne bastante dura y desagradable, dicen aquellos que la han comido. Cosa curiosa, la de la serpiente, parece ser, es exquisita. Qué pena todos esos amores que todos tenemos inconfesables o jamás confesados, son besos que no le podemos robar a la primavera.

Joseba M. dijo...

La paloma no sé, Hilvanes, el pichón confitado está bastante rico y, confirmado, la carne de serpiente y la de lagarto (ésta más, para mi gusto) son suaves manjares.
Una pena, sí, lo de todos esos besos. ¿A dónde irán?

alaluzdeunaluciernagaazul dijo...

Hola!
Gracias por tu comentario.
Me gusta tu blog... dice "muchas verdades".... :)
Acabo de descubrir otro lugar donde perderme :)
Por cierto, he visto k uno de tus libros favoritos es el Principito, buen gusto y mejor sensibilidad!
Un saludo.

Joseba M. dijo...

Hola, luciérnaga,
gracias por la visita; ojalá podamos perdernos muchas veces muchas, y, ojalá más, sigas encontrando todas esas «verdades» cada vez que te pierdas
Un saludo enorme.

Selma dijo...

Y seguimos sín saber que clase de pájaro es tu novia...azul...solitaria...triste..
muy bonito y enigmático escrito Joseba....

Un muxu.

otredad dijo...

Me alegro de que hayas dejado enlace a tu web, de haber podido leer, y sonreír.
Un saludo

Joseba M. dijo...

Azul... pero no me conoce, Selma, quizá por esa soledad que acompaña.
Un bisou, Selmatxu.

Bienllegada, otredad: ¡brindo por esa sonrisa!

Freia dijo...

Es azul, no lee aritméticas pardas, se queda embobada viendo catedrales, no lee poemas de desconocidos, trae a la memoria algunos pájaros, su paz posa reposa descansa en la tristeza.
Me gusta tu novia. ¿Me la presentarás?

Joseba M. dijo...

Claro, Freia, es sencillo. Apenas tenemos que elegir la plaza menos pensada, ser capaces de esperarla sin agobiarnos en cualquier silencio y compartir la posibilidad de que pase de largo por cualquier inexplicable aroma que nos la arrebate.
Ella sabrá, al punto, que podremos, al día siguiente, volver a intentarlo. Y elegiremos, una vez más, la plaza men...