jueves, 11 de septiembre de 2008

El príncipe gafe

El príncipe gafe creyó que su mala suerte había terminado cuando, en el plenilunio de agosto, atrapó con inusitada destreza aquella preciosa ranita fugada de la frágil vitrina del «Maravilloso Zoo Ambulante Amazónico» rotulada con el letrero 'Rana Flecha Dorada (Phyllobates terribilis)'. Pero no llegó a besarla...



http://www.goear.com/listen.php?v=727cdd4

9 comentarios:

SELMA dijo...

Gracias Joseba, Jassmine, con algo de retraso, ha llegado a la Jaima...Justo debajo de lo que es una nómada perdida....

Mila muxu...

Joseba M. dijo...

Más vale tarde que nunca, ¿no es cierto?
Espero que guste a tus visitantes...
Una abraçada blau...

SELMA dijo...

Ya sabes que me hubiera gustado que llegara antes, pero es muy tímida...y no se atrevía a entrar , estaba escondida tras las telas de seda...

Petonets de canyella!

Arroyo dijo...

Iñuxentea, halakoa!
Ez al zekien, bada, benetako printzeak beti direla urdinak eta igelak berdeak? (zatarra benetan zure igel pozointsu horizta hori!)

Hona beste labur bat: ... eta igelak musu eman ei zion printzeari eta, ploop!, printzea igel bihurtu omen zen.

Joseba M. dijo...

Ai, ene Arroyo maitia... Serrat maizago entzungo bazenu (saiatu naiz abestia eransten, baina...) jakingo zenuke hori dagoenekoz gertatu dela eta, noski, jauregiko lorategian
«de sus papás
hay un príncipe menos
y una rana más...»

Muxu anuro bat... kroakkk

Arroyo dijo...

Ostia! Akabatuta nago (Serratekin bat egin, sandios!)
Ez esan inori, faborez...kraaaaaak!

Joseba M. dijo...

Ez estutu, Arroyo jauna, niri ere, aurreko egunean, Ordorikaren abesti bat gustatu egin zitzaidan. Baina jendearen aurrean kontatzen baduzu, guztia ukatuko dut eta, hona bidaltzen badituzu boot maliziosoa izan dela esango diet, amagatik zin eginda ere!!
Ah, lotura ipini dizut, abestia osorik entzun ahal izateko, darling... ;-))

María a rayas dijo...

no llegó a besarla???este principe además de gafe era un pelín cobarde...quiza la rana habría seguido siendo una simple rana, pero al menos el príncipe no se quedaría con la sensación de no haber hecho nada para cambiar su suerte...

un abrazo!!!!!!!

Joseba M. dijo...

Gafe sí que era, querida María (uys, esto ha sonado a canción de Los Suaves...), y quizá hasta cobarde, pero esto jamás lo sabremos porque la piel de la ínclita Phyllobates terribilis segrega un producto tan tóxico que con su sólo contacto...
Ah, por cierto, estoy enamorado de tu silla verde, ¡qué maravilla!
Un abrazo gigante!!