jueves, 17 de abril de 2008

Todos los bailes


Si hubo una tibieza
procuróse en el imprevisto.
Las cabezas se tornan,
los cuerpos, un sutil tirabuzón
cual la majestad de ella
posando el cuello
en el hombro.
Él, ya adusto.
Otro giro y el vapor,
nada es más disturbio
que la periferia
entre las golondrinas
del centro de la pista.
Quizá sea batalla
y estamos muriendo
desde este lado, pura envidia.
Mientras ellos, ajenos,
bailan y bailan
y sólo bailan...
No hay más beso
que la perfección de ese clavel.
Afuera, escapamos
pero de uno en uno
y en un efluvio aniquilado,
casi sin alma,
expulsados de ellos.
Porque siempre bailan solos.

7 comentarios:

Edurne dijo...

Woooopp! Bailar solos...
Ni beranduago itzuliko naz, hau ondo pentsatu behar dot eta...!

Edurne dijo...

La verdad, el dibujo habla por sí solo.
El poema, dibuja y el dibujo, recita.
Golondrinas inmersas en su danza. Danza de seres solitarios, aunque parezca lo contrario.
Y esa perfección que como tal no existe.
Pura metafísica, Joseba.
Pentsatzeko...
Muxus!

m.eugènia creus-piqué dijo...

Joseba qué fácil es para tí escribir cosas tan bonitas.
Elimina rápido el comentario de Galmaran sin abrirlo, puede ser un virus !!!

Joseba M. dijo...

Egunon, Edurne. Mila esker hain komentario ederrengatik.
Enaren dantzan bizitza datzan moduan besteen horretan beste horrenbeste agian... bakardadea uxatzeko bakar bakarrik dantzatu behar...
Muxu dantzaria zuretzat.
Gracies, Eukenixe, moltes gracies. Creo que voy a poner lo de escribir una clave para eludir asaltos de estos, que empiezan a proliferar.
Petons.

Selma dijo...

Buenas tardes Joseba!

Poemas aparte, que me maravillan siempre, estos dibujos tuyos! Eres una mina, me gustan mucho, muchísimo...

Mila muxu Joseba.

Mega dijo...

¡Qué pintura más bonita, Joseba!
Me recuerda a Kandinsky y un poquito también a Miró.

Vuelan solos los cuerpos, los corazones alados.

Un abrazo trompiano

Joseba M. dijo...

Selmatxu, Mega, buenos días, amigas.
Me ufana tanto como ruboriza que veas a mis adorados Kandinski y Miró en el dibujo; te perdono la exageración de mil amores.
Gracias a ambas. Lo del dibujo va por rachas, Selma. Hay tiempos en que soy incapaz de dibujar una casita con un sol detrás, en otros, en cambio, salen cosas... Mi buena amiga editorial Errata, puede dar fe de ello.
Abrazos.