miércoles, 9 de abril de 2008

El sueño del caracol

Acordándose quizá de un cuento mío que había leído tiempo atrás ('Entre páginas'; creo que aún no lo he colgado aquí, habrá que remirar bien) Ana Maja me pasó hace un par de meses el enlace a este cortometraje que les dejo hoy. Hay algunos parecidos curiosos entre las dos historias, cosa que me sorprendió en un principio. Luego, me fui dando cuenta de que era absolutamente azaroso.
De mi cuento nada diré; de la película, les aseguro que es un gusto que no les empleará más allá de un cuarto de hora de su precioso tiempo. Disfruten.

«El sueño del caracol»



7 comentarios:

Arroyo dijo...

Polita filma, Joseba!

Ikusten ari nintzela, bestela bukatuko zela uste nuen. Hara:

Matilda ikusten nuen egunero liburudendara joaten barraskiloa bailitzan eta egunero liburu bat erosten ezertxo ere esatera ausartu gabe, ametsean amets.

Oliver ikusten nuen egunero liburudendara joaten barraskiloa bailitzan eta egunero liburu bat biltzen ezertxo ere idaztera ausartu gabe, ametsean amets.

Jauzi egiten zuen filmak denboran, urruneko urriaren 14 batera, eta...

Matilda zahartxo bat ikusten nuen, etxea sekula irakurri gabeko liburuz gainezka.

Oliver zahartxo bat ikusten nuen liburudenda izandako lokal hutsean azken liburuaren zelatan, hotzez.

Biak ala biak hain hurbil, biak ala biak hain urrun (barraskiloak bailiran).

Eta bat-batean zein tristeak iruditu zaizkidan ametsak! Hotzak hartu dit barrena.

Bea dijo...

Joseba: no nos puedes dejar con esta incógnita en el cuerpo. Tendrás que colgar "Entre páginas' para que lo saboreemos. Y si fuera posible también el cuento de Gastón, que me he quedado intrigada.

Selma dijo...

Buenas tardes Joseba,

Que triste me ha dejado este corto... y la canción de Amaral,
" Como hablar", por no haberlo hecho ambos a su debido tiempo...

Por comprar libros y no leerlos...

y pido lo mismo que Bea, cuelga "Entre páginas"...

Mila muxu Joseba...

Joseba M. dijo...

A, Matilda gurea, Arroyo jauna... erretzeari utziko zion dagoenekoz, amets egiteari ere.
Baina nik ikusten dut liburudendetara joaten diharduela, beti ere liburu bera eskatuz, liburu bera eskatuz, eta behin ere saltzen ez diotela. Ale guztiak Silv... zera... Oliverrek erosiak zituelako eta izandako istripuan suak hartu zituela eta bertan Oliverrek gerrikoa askatu ezinean, bere poemek erreta hilt...
Joer hay bai amets tristea, txo. Geratu ahal gara gin batzuk edateko edo?...

Joseba M. dijo...

Bea, Selma,
gracias por interesarse. Lo releeré y purgaré un poco e intentaré dejarlo para ustedes a lo largo del día.
Respecto a lo que me pides del cuento de Gastón, Bea, va a ser más complicado porque es un cuento que contaba mi madre y que yo reinventaba cada vez que les contaba a los críos, metiendo parches de los Grimm, de Ende, de la Odisea incluso. Tendría que ponerme a recordarlo y escibirlo. Cosa que intentaré (preguntando a mis sobrinetes, los peques tienen una memoria que sorprende a veces...), palabra de elefante azul.
El corto es triste, Selma, pero muy hermoso, ¿verdad?
Besos para ambas.

María dijo...

oye!!! esto se avisa...que estaba en la oficina a moco tendido...
me ha gustado mucho...la mirada de ella es de las que se clavan hasta dentro...

A ver cuando llega "Entre páginas"...
un abrazo!

Mega dijo...

Esa mosca gorda y negra pegada al cristal con que termina el vídeo se me antoja un colofón perfecto para esta historia, tan bella y decadente (incluso funciona como una perfecta metáfora de la vida): con la muerte del chico, la vida se revela, pues, no menos pegajosa y negruzca que esa maldita mosca.

¡Buen fin de semana! (Bonito soneto de estado de buena esperanza).