miércoles, 28 de febrero de 2007

Olerkia



Locarias de Kasher (IV)

Eme

vengo de tu mirada rodeando un sueño
si ataca tu labio me agarra la maravilla
de la que la luna rota me rescata solo
volver a fumar es mas que probable
y blablabla regalos que
hacen esclavo al homenAJEADO
bla bla bla



Ene

memoria que no puedes clavar
chinshetas en las paredes de la casa
memoria que se escapa como agua imposible
arena del mar
y olvidos como de tu boca hablar incomprensibles



Eñe

dejando tu mirada, tu piel, tu boca
un momento
olemos lo azul de tu forma de andar
persona tan seria caminando pareces tulipan
pero AZUL!
tu solido paso es un engaño de peces tropicales
presos de gamuza de tiempo
porque tienes para andar toda la prisa que niegas a tu parsimonia
de gestos de gheisssa marron



O uno

respetando el dia del señor
tienes el domingo por la mirada
y un almita de paloma temblorosa
entre la ledra tras la yuvia
tras la lluvia
entre la yedra

como una paloma

O dos

a las flores que matamos de tristeza
no acudiran ladrones de sexo mariposas mas blancas
a las corolas ruborosas
lejos lejos lejos muy lejos del mar
no habra luna que se acerque
a la noche mas morada de la semana

Egunon, txio, egunon



No es precisa ninguna razón especial. Coges y dibujas un pájaro. O coges y dibujas un escarabajo. Pero tampoco tiene por qué no haberla. Puedes estar escribiéndole un saludo matinal a un amigo o a dos amigas y, en lugar del rigor cotidiano de algunas palabras que no tienen por qué dejar de ser lindas, tu «buenos días» se constituyen en un ave sin raza que se da un homenaje en un charco en las marismas...

martes, 27 de febrero de 2007

Marisorgin eta Marta (bat...)

Bai, bai, bai... Berriz ere bereak egiten geneukan geure Marisorgin. Eta hori Makilops magoak oihaneko banbu basora mugatu ziola bere bizitzeko eremua. Azken urte hauetan bazter horretan eginiko etxolan erdi ahaztuta egon bazen ere... beti zerbait gertatu behar izaten zen murriztuta zeuzkan botereak berreskuratzeko aukeran aurki zedin berriro.
Jakin nahiko duzue, noski, nola gertatu zen kontatzen dizuedan hau guztia. Ba... egia esan, egia esan, hau ez da zehazki Maisorgin gaiztoari buruzko ipuina, munduan izan den neskarik itsusienari buruzkoa baizik. Eta jakin nahiko duzue noski, nor ote den horren itsusia zen neskatxa. Ba, neska horrek Marta du izena eta geure istoria gertatzen den herriaren gaztelu baten bizi zen, bakar bakarrik eta ia ia inoiz kanpora irten gabe...

(jarraituko du...)

Locarias de Kasher (III)

Ache

alma que verde y que clara
despues de died minutos de tormenta de berano
para limpiar las narices de la tarde
ya sirves
y como a la lud de las ventanas
nombras los pajaros
con naturalidaz no tienes dudas
gorrion golondrina abion bencejo pinzon del norte



I latina

hay meses pero noviembre
otro aire para la mirada te pone
asi como de temerario enrrroque
y te tiene como una cortina azul
que baila en la ventana
tibia todavia que tienes

... .hay meses pero noviembre
derrota las murallas y el loco BABEA
en su refugio de luciernagas deskonozido
noviembre como azul es mas frio
por noviembre la alfombra parda del mundo
se teje un calamar al mediodia
hay meses pero noviembre
remueve una lagrima helada
maquina heladora tu pupila dos gustos



Jota

para la paz nadie mas que tus ojos
ponen donde ningun doctor me curaria
unas golondrinas clavadas a una nube
mas lenta que una dicha ya olvidada
para la paz un silencio de miradas
sin concreto el color no importa el matiz
si para la paz la palabra fusil atinado es
........... ......... varias okasiones



Ca

posas como las espigas de la brisa de marzo
un murmullo de violines verdeclaros
y vemos el olor del futuro pan en
un
instante
loco
loco
instante
corto
loco
pan rubio



Ele

mi pereza es a tiempo parcial
me ocupo de asuntos peregrinurgentes
como rastrear polillas de armario caoba
o tatuar virgenes reconditas
cuando los ancianos observan con estupor
de ranas en celo
secas de tiempo, mediovivas
a tiempo parcial, mi pereza

Locarias de Kasher (II)

Eh

nueba kozina de amor:::
a mi yo me derrito me miras tu
sin alta tensióón no tocar
el rescoldo que tus ojos dejan
dejaban
dejaran
el rescoldo un color dejan
como de zielo sin enpezar



Efe

a esa altura tan triste
en que me sorbes los ojos con los tuyos
me enamoro como un saltamontes bizco



Ge

una mañana que vino una cigüeña sorda
con restos de nube en el cuello erase una vez
dormias como una princesa sucia
con los ojos cerrados al mar
Alejandra estará siempre. No puedo esconder la admiración que me provoca. Quizá pudo morir, pero estará siempre. Está con el hombre que fuma y se recrea con sus poemas. Desde Alejandra Pizarnik hasta la nueva Alejandra que aún no se sabe dentro de ella. Alejandra sigue siempre. Quizá esté en ti. O en las líneas que te ofrezco. Puede que en el impulso que siento para ofrecértelas. Alejandra murió un poco sólo. Seamos capaces de resucitarla cuantas veces queramos.

«Yo no sé de pájaros,
no conozco la historia del fuego.
Pero creo que mi soledad debería tener alas.»

(Las aventuras perdidas, 1958)

D. Errotaren olerkia

En la colina,
los fracasos, todos,
todas las derrotas y la mirada
vuelan, se esparcen sin destino,
sin amargura, sin rigor,
acometen muerte ritual,
su repetido ocaso
de hermoso campo
donde la esperanza
se graba en un chopo solitario,
allí, poco más allá del río...
El aire forja la crisálida
de donde me desenvolveré mañana.
Dulce destierro del amor...

(D. Errota, 'El cerro, peregrino' 1923)

olerkia

Epela, goiza,
aurrera doa
eta hara ezpainez beteriko
lasaitasun antzeko zerbait,
edo matxinsalto begiokerrak,
edo hodei zahar zaharrak,
edo nahaspilaturiko sokatxo mordoa,
edo akordeoi oihartzunak,
urdinak dira, edo moreak,
badakizu,
eta aurrera doa goiza,
orduan neuk
Kaleidoskopio, ekolalia,
glizina eta euforbiazeak
edo antzeko paresiduak
botatzen dizkizut

Las Locarias de Kasher (I)

Mucho tiempo después del azar del Sanatorio y la revista de los internos, mis pesquisas me llevarían a Francia para saber que, no sólo no era un seudónimo utilizado por alguno de los enfermos sino que, aparte del poeta que me había cautivado, el nombre de Kasher escondía una historia apasionante.
Kasher publicó en su revista de la época alsaciana 'Du lettres' una serie de poemas que, no sabemos si real, adjudicó a un tal D. Errota. El mencionado e ignoto poeta, según breve referencia biográfica en el ejemplar que obra en nuestro poder, debería ser un vasco errabundo, marinero de fortuna por las Marquesas quizá entre guerras, soldado de la Resistencia en la Francia nazi y, por fin, loco fumador silencioso en el hospital Saint Lazare le Cloche, cercano a Grenoble.
Kasher dio a la luz este conjunto de poemas en el nº 17 de la citada publicación, fechada en noviembre de 1.959. Parece ser que la fecha viene a coincidir con la de la muerte del homenajeado Errota, víctima, tal vez, de alguna medicación excesiva.

A

meter en una jaula tu mirada toma forma
someter tu ojo a mi locura los martes tengo
se me pasa y llorando bajo la cabeza
..... pasa llorando
.. me pasa porque palomas o pinzones


Be


la mas bonita posesion ke guardo
en un vasito con agüa del abeyano
majia reducida i aki solo mas loco con un cometa
pasan las oras como polillas transparentes


Ce


ya somos tan paralelos como todo el amor
ya somos tan blancos como las canas de la mañana
ya somos tan silenciosos que ya no vemos
las espaldas que como rallos de luz nokturna casi

irresistible amor la forma que el junco tienes
un dia mas ermosa que el otro no
por el viento sera

me bisitas de ciento en viento


De

tengo un nuevo amigo que no sabe idiomas
ni gafas lleva
y sin citar clasicos podridos en silencio me escucha
sabe de las mujeres sus nombres perfectos
ansia las cosas que hace casi nadie sabe sabe
________________________me escucha
como un lagarto quieto al sol
sanlorenzo loco que se acerca y me escucha
sanlorenzo poko echo le doy la vuelta
y sonrie emozionado


(à suivre...)

«Las cerezas» de Jennifer Padilla


Las rescata de la nieve, para salpicar en el cielo mediterráneo un cierto añil en Barcelona. La soledad queda debajo, lejos de la quieta soledad de algún invierno. Jennifer espera que vayamos llegando. Hay dos deseos que flotan. Es posible que nada vuelva a ser igual después de masticar las cerezas en la terraza del atardecer.

Robert Capa hemen egon zen


Después, Picasso
pintaría un cuadro,
después todo seguiría
temblando,
se apagarían las miradas.
Al rato,
quedaría un nombre
en la historia del oprobio
y un pueblo
sin muchas primaveras...

lunes, 26 de febrero de 2007

Ohizko ekintzen poema

Jar dezagun zuhaizka bat
urrutiko iturburuan,
so egiogun joatean,
aparka dezagun kotxea,
eros dezagun egunkaria,
okindegiko iladan koka gaitezen,
eser gaitezen banku batean,
entzun ditzagun kanpai hots batzuk,
itzul gaitezen zuhaizkara,
adi dezagun txori baten kanta umila,
etxera gaitezen, irribarretsu...

Khaserrenak

Hona hemen lehen aipaturiko aldizkarian agertutako beste olerki bat. Hauek abiapuntutzat hartuta, hasi nintzen Kasherren gorabeherak ikertzen. Eta lehengo galdera hauxe zen: Nola demontre helduko zitzaion aldizkaria zuzentzen zuen zoroari poeta honen berri? Berarekin biltzea izango zen hurrengo urratsa. Baita urrats konplikatua ere..


Observa ese silencio
que se turba de nostalgia,
asume la tristeza
que acoge la venganza
de un regocijo no tan lejano
como aquella nieve en tu ventana,
como aquella lluvia algún día
te lavaba el alma.
Nieva, el almanaque
dice que nieva. Calma.
¡Que bien se miden en la nieve
la luz, la luz y la distancia!.

E. L. Kasher,

E.L. Kasher nació gracias a una revista hojeada en un Sanatorio Mental, ahora Psiquiátrico. Yo había ido a acompañar a un buen amigo que tenía una tía ingresada allí desde hacía una eternidad. El asunto consistía en recogerla y traerla a pasar las fiestas navideñas con la familia, como de costumbre. Merecería una entrada entera la mirada agradecida de Ch. cuando montaba en el coche con nosotros para venir a Bilbao y esperar, como la eterna niña de ocho años que era desde hacía sesenta, la llegada de la Nochebuena y los regalos del Olentzero... En la sala de espera, mientras mi amigo realizaba los trámites para sacar a la tía, cayó en mis manos una revista que editaban los propios internos. No puedo asegurarlo al cien por cien, pero creo recordar que en aquella revista había colaborado hacía algún tiempo el mismísimo Panero, huésped de la institución algunos años atrás. Pero, si los versos de Panero alcanzaron algún día cierto eco, los del poeta que acabaría de descubrir aquella mañana me eran absolutamente desconocidos. A mí y a cuantos pregunté de mi entorno. Por eso, y porque sus versos me cautivaron desde el principio (quizá por hallarlos donde los hallé) comencé a obsesionarme con él y con encontrar datos de su vida y de su obra. Y en ello sigo... Conseguí un ejemplar de la revista que hojeé aquel lejano día y, a modo de introducción de la que será una figura que reaparecerá (eso espero) por estas páginas con cierta asiuidad, vayan a continuación algunos versos que se publicaban allí:



«Más que el tajante filo

permanece el odio

y el temor nunca perece

porque la maldición

se perpetúa

en el ingrato.»

poema bat

En la línea de un libro evanescente,
prudente en el idioma, emotiálgida
la palabra, sensación pura
y la frágil perseverancia

de cuanto aún ignorante soy,
charquitos y sapitos de jaspe y paseos,
alboradas,
puntos suspensivos, etc.
Por ejemplo, esta tarde
tengo en las manos grises
libros hermosos que no entiendo,
no podría cantar aunque ha cesado ya la lluvia
y me cae sin motivo el recuerdo
del primer perro a quien amé cuando niño.
Desde ayer que te fuiste
hay humedad y frío hasta en la música.

Cuando yo muera,
sólo recordarán mi júbilo matutino y palpable,
mi bandera sin derecho a cansarse,
la concreta verdad que repartí desde el fuego,
el puño que hice unánime
con el clamor de piedra que eligió la esperanza.

Hace frío sin ti. Cuando yo muera,
cuando yo muera
dirán con buenas intenciones
que no supe llorar.
Ahora llueve de nuevo.
Nunca ha sido tan tarde a las siete menos cuarto
como hoy.

Siento unas ganas locas de reír
o de matarme.

HA VECE D AH, RIO

Diminuto diez minutos
dátiles dulces dame
dócil delicada disoluto
enemigo desarmado dedicáme
dilema diadema disfruto
dúo dame dos dame

astelehena...

Astelehena... Bulegoa isilpean dago. Ikasleak klaseetan, atea itxita, Correoa aurrean. Kostatzen zait irakurtzen jarraitzea... total, ikusteko zelako erridikulua egin zuen Athletic-ek atzokoan edota Iranen mehatxu nuklearrarena. Hobe egunkaria uztea egunkaria uzten dudala hemen idazteko.
Kanpoan euria parra-parra.
Llueve. Es lo más novedoso que se puede decir en este lunes que apenas empieza con el silencio habitual de la primera hora, con el diario abierto delante con unas noticias que no me apetece seguir leyendo, con este sueño almacenado del fin de semana que por fin pasó. Eso, que es lunes y que llueve...

viernes, 23 de febrero de 2007

Saluta

Casi sin querer, aburrido en esta hora última de trabajo en la semana, me encuentro abriendo un blogg. Echémosle la culpa, por culpar a alguien, al amigo G. Arroyo, prócer de las letras vascas y egregio poeta cuasi anónimo de quien tanto aprenderé algún día. Aún no sé con qué material iré rellenando este marco o si, como ocurre con tantas cosas que empiezo, irá tomándose de telarañas cibernéticas, que haberlas, haylas. Supongo que tendré el descaro de ir colocando por aquí las cosas que escribo para solaz de almas en pena. Sepan de mi buena intención y mi sincero esfuerzo (...)
Pues nada, un saludo a cuantos descuidados caigan por aquí y que vaya creciendo, ea...
Beno, ba, esandakoa beraz, agur bero bat hau irakurriko duten guztiontzat, eta... ikusiko dugu zer demontre ateratzen den hemendik...