viernes, 23 de febrero de 2007

Saluta

Casi sin querer, aburrido en esta hora última de trabajo en la semana, me encuentro abriendo un blogg. Echémosle la culpa, por culpar a alguien, al amigo G. Arroyo, prócer de las letras vascas y egregio poeta cuasi anónimo de quien tanto aprenderé algún día. Aún no sé con qué material iré rellenando este marco o si, como ocurre con tantas cosas que empiezo, irá tomándose de telarañas cibernéticas, que haberlas, haylas. Supongo que tendré el descaro de ir colocando por aquí las cosas que escribo para solaz de almas en pena. Sepan de mi buena intención y mi sincero esfuerzo (...)
Pues nada, un saludo a cuantos descuidados caigan por aquí y que vaya creciendo, ea...
Beno, ba, esandakoa beraz, agur bero bat hau irakurriko duten guztiontzat, eta... ikusiko dugu zer demontre ateratzen den hemendik...

No hay comentarios: