viernes, 14 de marzo de 2008

Lluvia en los puentes

Para Darin,
pa que se anime

Ha llovido sobre los puentes.
La mujer que eres espera
en el pedestal de tu mirada.
En esos ojos se aleja el río,
y la ciudad en su lomo de lucio,
en su serpiente de olvidos,
en tus ojos, en tus ojos...
Estás con tu magia, dormida,
en el pretil derecho
del mismo puente
donde es inútil esta guitarra
o mis acordeones de siempre.
Ha llovido sobre los puentes
y sobre tu risa,
y sobre tu llanto.
Te espero hasta que bajes
y nos gastemos las pocas monedas
que recoge mi sombrero
por los aledaños sin piel
de Mala Strana...
tengo los cordones sueltos
y el alma de estreno, Milena...

6 comentarios:

Sophiste dijo...

Qué papel desempenia la lluvia? Sosiego o exacerbacion ? Esa indecision es la que hace el encanto del poema.
El parecido fonico entre "lluvia " y "llanto" dan aun mas fuerza a las parejas sentido / sonido , pena / dulzura, una consciencia tan incolora como la lluvia,un sentimiento sutil que fascina por su dulzura musical.



No soy ningun experto, puro teatro

Joseba M. dijo...

La interpretación es perfecta. Y está también la espera y está el deseo. El deseo empapando los pretiles de todos esos maravillosos puentes que queremos cruzar, o que miramos, o en los que vivimos... a la espera.
¿Y ella se tiende?
¿Bajará ella de su alta peana?
¿Húmeda también?

Enrique Páez dijo...

Ha llovido sobre los puentes, el amor como una sopa, habrá que encender un fuego.

Bea dijo...

joseba, te devuelvo la visita. Un poema expectacular.
Accidente mojado que resbala por el puente.

Joseba M. dijo...

La utilidad de los puentes es tanta, amigos... Con sus ojos, sus vientos y, en ocasiones, sus ríos...
Gracias, Enrique; bien venida, Bea, gracias.

Anónimo dijo...

http://www.tfsimon.com/N1910-AP7-Charles-Bridge-and-Hradcany.JPG