miércoles, 12 de marzo de 2008

Coces de ultratumba (De «El asno en globo»)

Me asalta algo más que la sospecha de que todos los versos que he recopilado del rincón que bajo el título de 'Coces de ultratumba' firmaba un tal Harri Ero en «El asno en globo», pertenecen a E.L. Kasher. No sólo por el bífido seudónimo y por la, más o menos, ingeniosa denominación de su intermitente espacio poético, sino también porque, después de más de veinte años de obsesiva persecución del personaje, creo haber desarrollado una percepción especial hacia sus letras. No hay nada todavía que apoye, ni científica ni biográficamente, estas conjeturas; me acojo, si acaso, a la peculiar inercia en la disposición de los versos y la inerme paradoja de su discurso aparentemente vacuo. Sólo aparentemente....
El soneto que publico aparece en el citado espacio del nº 49 de la revista, en la penúltima página, con otros dos poemas y el dibujo del alegre y, quizá, inapropiado cuervo que se acompaña.


Alguna mujer cuando el sol se pone
se llama María en alguna parte,
algún tonto te dice de casarte,
alguno muere, nace, se indispone.

Un lápiz hace que algo se emborrone,
algún poeta intentará engañarte,
algún fusil abate un estandarte,
alguien está a favor, alguien se opone.

Siempre hay alguno cuando muere el día
que dice te quiero por vez primera,
y hay quien lo calla cuando no debía.

Alguien leyendo versos de cualquiera,
alguno sembrando en tierra baldía
(algún loco violando a su enfermera).



10 comentarios:

Anónimo dijo...

Mil años que no entro a ver que te cocinas por aquí y, cuando lo hago, lo primero que me encuentro es mi nombre. Curioso al menos, no? jaja
Estupendo el blog, Joseba. He recordado cosas tuyas que ya conocía y me he sorprendido gratamente con otras que, o no recordaba, o son nuevas.
Mil felicidades. Cada día escribes mejor. Besos.

Anónimo dijo...

Enhorabuena por dibujo y poema. Sujeta a remorino, por dios.
Un beso.
errata

alaluzdeunaluciernagaazul dijo...

K bonito el poema!!!

Cuanta razón tiene... siempre pasan mil cosas, xo nunca nuevas. Se acaban repietiendo.

U saludO!

Joseba M. dijo...

Me alegra que hayas encontrado tu nombre, A. Nónimo, no sé si es Kasher, Harri Ero o María. Considerando lo apócrifo y bizarro de los dos primeros, voy a decidir que te llamas María, lo cual, dada la ingente cantidad de Marías que hay y que conozco, es, tienes razón, como decir 'Anónimo' pero, lo dicho:
Hola, María, me alegra que te haya gustado lo que escribo. Sigue leyéndome. Gracias.

Gracias, Errata, Remorino sigue en el Sanatorio, cerca de Oliveira, vigilando esa ventana. El cuervo bien podría ser Manú y te lo regalo.

¡Luciérnaga! Siempre se repiten, pero siempre hay algún matiz, algún pequeño gesto, un brillo nuevo...

Donna Angelicata dijo...

"En cada momento se insinúa una insidia de decreptitud, de declive, hasta que un día nos vemos obligados a confesarnos que estamos muy lejos de aquel horizonte que nos parecía inalienablemente nuestro. ¿Quién ve crecer la hierba, quién ve los cabellos en el proceso de volverse blancos, las arrugas en el momento de fruncirse? Vemos declinar la luz del día, y mudar el color del cielo, vemos desaparecer el sol detrás de las colinas pero asomándome e la ventana una mañana tras otra no observaba ninguna mutación en las pinturas de la fachada, aunque la mutación existía".

La casa de la vida. Mario Praz.

Enhorabuena por el blog, Joseba.

Selma dijo...

Siempre iguales y siempre distintas... como lo son los colores de una puesta de sol en el desierto... Alucinantes... ;-)

Muxu Joseba.

Sophiste dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sophiste dijo...

Q
.u
..e

...c
....e

.....c
......o
.......r
........b
.........e
..........a
...........u

............e
.............s
..............t

...............b
................e
.................a
..................u

...................!

Joseba M. dijo...

M
e
r
c
i
e---> (ºVº)




Si tu en veux pour les petits (pour toi aussie, e, mon chiquitin!), je te dessine un autre ou l'éleph...

Joseba M. dijo...

Ah, esos colores, Selma...
Nunca iguales, cierto es...
Petons.