martes, 10 de marzo de 2009

INSTRUCCIONES PARA ELABORAR UN POEMA


Sorpréndase al escuchar su nombre

cerca de un teatro.

Entre en una plaza

y descubra

increíbles geranios

tupiendo los balcones

de una tercera planta.

Piérdase en las montañas lejanas,

dibújeles jorobas

y algodones.

Hágase cosquillas

con un color nada sorprendente,

mézclelo sin prescripciones.

Abuse de un olor simple

pero deseado.

Moje los pies

en cualquier regato umbrío

silbando entre libélulas.

Muera de tristeza

en algún muelle

después de las dos del mediodía,

antes de las siete de la tarde.

Y, sobre todo,

no olvide nunca obviar

cualquier instrucción,

éstas de marzo especialmente,

si quiere crear un poema

que sea discretamente eso:

un poema.

2 comentarios:

Selma dijo...

Sorprendida me tienes con este autorretrato...Pero incapaz me veo de elaborar siquiera las primeras cuatro lineas de un poema... Se lo dejo a los que entiendan...
Y tu eres un experto...
Muxu, Joseba.

Anónimo dijo...

...éstas de marzo (julio 2006) especialmente,...

Los límites, el otro, los deseos... En definitiva, el amor desestructurado y sabio que nos reta y nos provoca y se impone a la realidad. Ahí creo que elaboras, que construye «el poeta», tu manual de versos, dibujándole jorobas a las montañas y escuchando «su nombre» a gritos cerca de cualquier teatro.

Un beso para usted, para los geranios de sus paseos y para la misteriosa semilla que «discretamente» envuelve cada uno de sus poemas.