lunes, 16 de marzo de 2009

Bitácora Rota (Poema XXIV)





1.

Al entierro de las golondrinas
asiste, melindroso, el largo estío,
con su cola de terrible cometa
y su espesa manta ajada,
saca su pañuelo de malvas,

lo agita con un despecho amargo
y se desmaya pulcramente
en ocre colchón renovado.

2.
Llueve con una pena como de guajira,

un limo de reflejos acerados
asciende en la plaza a las agujas de la catedral.
Todo se muere un segundo.
Todo resbala.
Yo te busco en el eco de mis pasos
y, en el chapoteo, parece que huyeras
detrás de mí.



3 comentarios:

Edurne dijo...

Deustuko zubitik, txo!!!
Geroago itzuliko naz, orain presaka nabil!
Muxu!

Edurne dijo...

Dana da polita poema honetan.
Eri tantaz egindako beroki bategaz babestuta... izango balitz bezala!

Joseba M. dijo...

Mila esker, Edurne, bixita ederrengatik. Euria, geure artean, badakizu...
Argazkia, lehengo egun batean mobileko kameraz egindakoa da; izugarri ederra zegoen Bilbo han euri artean, ibaia, garabi erraldoiak, argia...
Muxu bat...