miércoles, 22 de octubre de 2008

Nuevo caso de suicidio artístico cometido por la víctima, en casa del aparejador Milton Hastings, al este de Suffron Park

-Entonces, sargento Ruiseau... ¿certifica que la señora Hastings murió víctima de sí misma?
-Sí, capitán. Es un nuevo caso de suicidio artístico. Últimamente proliferan. La señora Hastings se suicidó golpeando a su esposo repetidas veces en la cabeza con un ladrillo macizo mientras el señor Hastings disfrutaba de una corta siesta antes de volver a la obra, en Cherry St., cerca de Snowfields. Claro que antes le apremió convenientemente para que durmiera con el casco, señor.
-Entonces él, sobresaltado por los golpes, obedeciendo a un natural instinto de supervivencia, prácticamente dormido aún, la estranguló inocentemente.
-Yo no lo hubiese descrito mejor, capitán.
-Le felicito, sargento Ruiseau. Hágale llegar al señor Hastings mis condolencias.

17 comentarios:

Edurne dijo...

Aizu, txikito.. astirk ez dozu emoten! Aaaaa.....!
Suicido artístico? Mmmmmmmmm... pentsatu beharko dut ea non dagoen arte hori? Adriloan, gizonaren kaskuan, andraren intenzioan.. auxkalo!
Baina zurea bai del ARTEA!

Nere klaseak diñozu? Aiiiii! Eskafandrarekin sartzen naz goizero, Legio erromatarren armarriarekin, sargento Putxetearen bibotearekin eta con más moral que el Alcoyano!

Muxutxuak bueltan!

SELMA dijo...

¡Qué machistas, solidarios y crédulos llegan a ser algunos miembros de la fuerza pública...

... y que imaginativo llegas a ser Joseba!

Mila muxu...

Joseba M. dijo...

Aurrera, Edurr! ostirala bertan da ta... Bestalde... arrazoia duzu, neska, azkarregi noalakoan nago... etenaldi txiki bat eginen al dugu?
Jajaja, Selma,... y ¡qué flemáticos! Después de todo... les costaría averiguar que el culpable del suicidio era la víctima, animalillos...
Besotes, amigas.

Una ET en Euskadi dijo...

¡¡qué original joseba!! ¡Qué suicidio mas...eso, original. Encantome joseba, gustome mucho

Freia dijo...

Por fin he encontrado el tiempo suficiente para ponerme al día con todo lo que has escritos y pasarme por tu casa con calma, así durante varios días y a ratitos. He leído despacito varias entradas pendientes...
No puedo añadir nada que valga la pena a lo escrito por ti y otros de modo que un abrazo muy muy fuerte Joseba

Leticia Zárate dijo...

Suicidio artístico eh!... Muy ingeniso en verdad jeje.

Besitos.

Arroyo dijo...

Animo, Joseba! Etorriko dira garai hobeak.

Una ET en Euskadi dijo...

¿Qué está pasando Joseba? ¿Cómo está tu padre?
Muchos Besos

koldo dijo...

besarkada handi bat ixten dizut

mammamia dijo...

Señor Joseba ,yo a esto lo llamaría violencia de género compartida.
Saludos flamencos.

Annabel M. Z. dijo...

Te dejo el sabor de mis cerezas sobre la nieve de tu casa.

Saludos.

Joseba M. dijo...

Mila esker guztioi... gracias a todos por las visitas y por el interés mostrado.
malos tiempos para la lírica los que corren... pero serán pasajeros, está claro. Como dijo aquél en Filipinas: ¡Volveré, ea!
Se les quiere.
Mila muxu, lagunok!

María dijo...

Hola Joseba:

Vengo a darte las gracias por haber dejado tu huella con un poema tan bonito en mi blog, te lo agradezco mucho y espero que vuelvas a mi blog y dejes tu huella siempre que lo desées porque para mí será un placer.

Con tu permiso voy a enlazar tu blog al mío porque quiero tenerle cerquita y poderlo compartir con mis amigos.

Voy a ojear tu blog quedándome leyendo tus palabras.

Un beso y feliz tarde.

María dijo...

He comprobado que ya te tenía enlazado, pero te dejo también entre mis 10 recomendados.

Hilvanes Y Retales dijo...

San Pedritos!!! no sabía que tenían también este nombre... muy bonito, sí. Me gusta más que lo de mariquita de 7 puntos...

Sigo leyéndote, pero hace un tiempo a esta parte me cuesta mucho dejar comentarios a todos aquellos a quienes admiro...

Un abrazo

Augusta II dijo...

¡Jajaja, qué barbaridad!

Desde luego es un suicidio muy creativo y original.

¡Besos, Joseba!

Joseba M. dijo...

Gracias, María, por el enlace.
No se apure usted, mi querida paisana Hilvanes, lo de los comentarios va por épocas, lo sé por propia experiencia. Pero ahí seguimos, ¿no?
Gracias, Augusta, es usted adorable, tanto como su obra.
Besadas quedan.

Ummm... habrá que ponerse las pilas, digo yo, que tengo esto más que dejado...