viernes, 10 de octubre de 2008

¿No ve la novela? (y 3)

Soledad vivió siempre rodeada por sus trece hijos: Magdalena, que nunca estaba para el desayuno, Delfín que jamás aprendió a nadar, Santos, quien jamás pisó un templo, Fidel y su colección de novias engañadas, el mal bicho de Benigno, Zenón y su costumbre de acostarse en ayunas, el tímido León, la decidida Margarita, el complaciente Severo, Dulce, que vivía amargada por compartir habitación con Lidia y su perenne campaña antitaurina y Martirio, que era un encanto. Y, claro, Benjamín, el primogénito, que odiaba el champán...

9 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Un juego que desmiente la realidad. No sé si la cara pero el nombre está claro que no es el espejo del alma.

Salud y República

Edurne dijo...

Jajajajaja! Hiperkatxondoa!
Hay que darle a la buru eh, txikito???
Oso ondo!
Y como no estoy con la neurona a pleno rendimiento... muxu pare bat eta listo!

Una ET en Euskadi dijo...

¿Y que es de la vida del impotente que vivía en la Calle Pedro Duro?

PD: Sorry, me pasé 4 pueblos

SELMA dijo...

ET no te has pasado en absoluto... Tengo mi única neurona en la UCI, sino podía haber puesto algo... más que un muxu...Joseba insuperable!

Freia dijo...

Jajajaja Joseba

Le ha faltado una hija llamada Paz, que siempre montaba broncas.

Besos

Joseba M. dijo...

Muy bueno, condesa...
En algún sitio creo que también se me escapó esta linda posibilidad y que dedico a mi amiga Edurne:
«Nieves se derretía al verlo.»
Y, quiero recordar, esta perla del gran Arroyo, intraducible:
«Asier eta Amaiaren artean ez zegoen ezer...»
Tiene razón el señor almazán y, sin duda, a algunos, con su nombre, se les queda una cara...
Selmatxu, tiene usted, mucho más de un billón de neuronas, lo sabemos, por una que esté tomando té...
Mi querida ET, lo de usted es una pasada... de hermosa glíbibipstería... siga así.
Mis más agradecidos abrazos para ustedes

Edurne dijo...

Eskerrik asko por lo que me toca... espero no derretirme así, no más!
Y lo de Asier y Amaia... vaya vaya Arroyo jaunarekin, bai azkarra bera! Tartea...

Anónimo dijo...

Para que veas que si te leo y... genial, como siempre (aquí debería ir un guiño, pero es que este blog es pelín primitivo y no hay manera de ponerlo)

Freia dijo...

Buenas tardes Joseba

El servidor me ha devuelto un par de correos electrónicos. Según el mensaje, tu dirección ya no existe.
Si puedes, mándame alguna dirección buena.
Un abrazo