miércoles, 23 de febrero de 2011

Lejos de todas las ventanas


Esa tristeza que te sopla
la piel
desde las pestañas
es una primavera olvidada
a principios de enero.
Sólo puedo decir tu nombre
y añorarte.
Hay que irse
a donde es posible otra mirada.
Hay que saber irse
o alejarse con tino
de las ventanas de madera marrón claro,
de las lluvias anónimas,
de todas las banderas.
Alejarme de tu ausencia
es acercarme a tu ausencia
por el mismo camino de tus ojos,
túneles llenos de hilos,
tristes como abriles
habitando en el otoño...

(E.L.Kasher- «Tú y nosotros»)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Seguro que tras esa mirada de otoño Gabrielle está leyendo el borrador de algún poema incluido en la primera edición de «Lo que sé de ti», de la época más azul y más blanca de Kasher.

Joseba M. dijo...

Cierto... nada parece impedir creer que mucho antes de embarcar en alguna peripecia africana, Kasher vivió una época relativamente tranquila en la zona más esteparia del sudoeste. El profesor Mariusz Plüsma, agregado a la cátedra de Literatura Centroeuropea de la Universidad de Tallin, da por demostrado que la obra que citas, "Lo que sé de ti" que en años posteriores Kasher retocaría incesantemente, eliminando incluso poemas enteros, se gestó en la aldea de Wouters donde, según los testimonios de su profesor de lengua, D. Zirnavas, y del clérigo ortodoxo, pope de la comarca, Phillipas Joks, E.L.Kasher llevó una vida recoleta y ordenada hasta que abandonó el colegio para iniciar el bach...

Anónimo dijo...

Es lo que suele ocurrir al perder la ingenuidad. No obstante, esa etapa aglutina grandes trabajos del autor; eso sí, bajo seudónimo.
Errata

Martine dijo...

Je veux que tu saches que je lis TOUS tes Posts..
Je suis présente, mais silencieuse, admirative..

Bisous Joseba, mille et un bisous..