martes, 25 de enero de 2011

El olvido 27


El tiempo se derrumba

por los rincones señalados.

Quizá resuciten los cajones

su frugal misterio de estrellas,

aquel aromado halo donde

un dedo quizá

se sobrecogió en tus cabellos...

quizá sea sólo la voz azul

de cierta tinta cuidadosa

a lo largo de un cielo blanco,

veinte o treinta líneas

sin olvido posible,

o, en fin,

quizá todo esté fuera

de ese tiempo

que se deja caer, inevitable,

por los rincones señalados...


(El olvido crece bicicletas... -E.L.Kasher)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Grandísimo libro el de E.L. Kasher. Me alegra saber que no lo has perdido.
Errata

Joseba M. dijo...

Lee rápido, sin resuello:
Por seputuso, qreudia Ertraa, ese lbiro sempire va cnoimgo a dndoe qieura que vyaa: «No hay odlivo psilboe...»
Bistoes...