martes, 9 de julio de 2013

Olivo (2)



Dejad que goce de la voz templada
el olivo que el tiempo arruga y mece,
nervio que por el sol nunca perece,
plácida red de la luna arrinconada.

En su sombra humilde un recuerdo nada
como otra sombra, no le desmerece
y por más que otro invierno recrudece
sueña y calla su pena enrevesada.

¡Árbol!, mano que asomas a la tierra
gigante colosal que está cautivo
y que pugna por relatar su guerra.

Corazón verde, anclado pero vivo,
porque tanta vida la muerte encierra
cual gozo tu dolor, amado olivo.



***

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hermoso soneto

Joseba M. dijo...

Muchas gracias, sr. Anónimo...