lunes, 22 de octubre de 2012

Crece doble recuerdo Alejandra




A

El hombre que fuma
consume el sueño donde habita.
El sol es una palabra
que alberga un sol.
Yo soy quien fuma tu soledad
y no albergo una sombra incierta.
He amanecido del lado de la cama
donde menos estrellas había.
Sin embargo, lo reconozco,
había estrellas.
Es lo importante, mujer...

B

Alejandra ha salido del humo
y ahora lee mi turbio poema,
lo anda como sampedrito,
dividiéndose
entre ella misma
y una alegría infundada.
Alejandra sólo puede ser así,
como un comienzo siempre...

2 comentarios:

Isabel dijo...

¡Qué bello!

Da gusto leerte de nuevo.

Anónimo dijo...

Olerkia izan liteke uherra edo lausoa baina beti eskaintzen du hitzen bat: eguzkia, sampedrito, Alejandra; zeinak kea eta izarrak gordetzen dituen bere baitan.

(Blog hau ere hasiera bat bezalakoa da, beti)

G. Arroyo