miércoles, 20 de mayo de 2009

Altillo de almas

Como tantos,
cualquier día gracias a vos
encontré
un boliche
donde fulminar mi formalidad
y poder acariciar
unos dedos que contaron conmigo...
Deberías haber sabido
que podías seguir viviendo
para mí,
para ella,
para cuantos esperamos
mulatas en los carnavales
que afloran bajo
los ceibos del cielo del sur,
que también existe.
Desde las grietas del olvido
alzaré la trinchera
por donde paseará
el recuerdo
del altillo de almas
que son tus versos, Mario.
Los que te resucitarán cada día...

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Hermoso homenaje.

Selma dijo...

A Mario le hubiera encantado tu Poema, Joseba..
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Lindos.

Una ET en Euskadi dijo...

¡Qué lindo Joseba! ¡Qué rioplatense! Muy sentido, muy...Mario

mammamia dijo...

A Pesar de la desdicha de perder a Mario nos queda la esperanza de contar con personas como tú que escriban tan bien.
Besos

Joseba M. dijo...

Gracias a todos por sus comentarios en este homenaje que no es nada para la figura de alguien que, a menudo sin que lo supiéramos, nos acompañó con su verso entrañable y su verbo certero. Al lado de esas palabras, las de uno se quedan en boquiabierta expresión y poco más. Cito un versito que utilicé en una ocasión para un cuento:
«A veces uno es
manantial entre rocas
y otras veces un árbol
con las últimas hojas.»
Gracias, amigos, de nuevo... y ya les dejo, que me voy de boda y olé.

Bolero dijo...

lO QUE ME GUSTA DE bENEDETTI, es la capacidad de llegar a todas las almas, las más reotrcidas, las mas simples, escribia para todos, pq escribia desde las tripas de la única forma q se ha de escribir
Un poema muy benedetti
muakkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkk