sábado, 14 de junio de 2008

Raska y Caifás


Siendo un gatito flaco como es, quizá pensáis que Raskayú buscaba comerse el hermoso pececillo que tiene la vecina en el salón... Pero no, descuidad, es posible que en su afán por jugar, por descubrir, por palpar colores en movimiento, nuestro héroe cause más de un desastre (¡ay, esa pecera tan cerca del borde!) y, más de una vez, haya tenido que salir por patas por la misma ventana por la que acostumbra a colarse, pero no se comería el pez, no.
No se lo comería porque además, poco después, alguien pondría en algún tocadiscos la 'Suite del Cascanueces' y, aunque Tchaikovsky no sea precisamente su favorito, nunca se ha podido resistir a ese dulce tintineo y se iría acercando, acercando hacia la música, sin reparar en peligros.
Pero volverá a la pecera, estad seguros, volverá a quedarse ensimismado con el rutinario ir y venir del pequeño Caifás...


boomp3.com

boomp3.com

10 comentarios:

Selma dijo...

Por el primer Enlace, ya lo creo que volvió a la pecera, pero como buen gato, ni se ha mojado, ni le cayó el mínimo trozo de vidrio encima, menudos son ellos para encontrarse a la velocidad del rayo, lejos muy lejos de sus "travesuras"... Y Caifás boqueando en el suelo, al ritmo de "la suite del Cascanueces" ¡Qué mala soy con este pobrecito pez de colores !

Mila muxu Joseba!

Tout va bien?

Selma dijo...

El segundo Enlace no he podido abrirlo ;-( espero que tanto Raska como Caifás sí lo hayan podido conseguir...

Anónimo dijo...

Con sinceridad: si yo fuese tu vecina, no me preocuparía tanto (de) este traviesillo explorador como (de) su dueño.

Chuik.

Una ET en Euskadi dijo...

No estaría mal tampoco que tirara la pecera ¿NO?, la curiosidad provoca trastaras, es inherente a ella pero ¡Aupa la curiosidad!

Mega dijo...

No te digo yo que este Caifás no resulte también simpático. Pero a mí, quien de verdad me roba el corazón (como decía mi abuela) es nuestro lindo gatito negro.

Un abrazo

Anab dijo...

Te dejo una cereza del Jerte, que están muy buenas, aunque yo este año no las he catado. Pero pasando a lo principal, yo no me fiaría mucho de RAska, no porque se vaya a comer a Caifás (que vaya nombre le has ido a colocar al pobre), sino porque puede caerlo y romper la pecera. Por cierto, te advierto que a los gatitos les resulta harto dificil luchar contra su instinto cazador, mi labio superior puede comentarte algo al respecto, sabe una historia sobre gatos narajas, y canarios amarillos, que podría interesarte.
Besos en el hociquito frio a Raskayú. A tí un casto abrazo.

Freia dijo...

A lo mejor es que como Caifás es japonés, preferiría la danza china, jeje.
De todas formas, yo de la vecina, pondría al pececillo a buen recaudo. Está en la naturaleza de los gatos el fino oído y la apetencia por los pescados.
Yo tampoco puedo oír uno de los enlaces.
Mila muxu Joseba!

Francisco Cenamor dijo...

Hola, nos ha parecido muy interesante tu página, así que hemos decidido publicar una breve reseña de la misma en el Blog literario Samblea de palabras. Un saludo.
http://franciscocenamor.blogspot.com/2008/02/repaso-semanal-los-blogs-y-webs-ms_29.html

Sophiste dijo...

qué pasa primo ,todo bien por ahi ? como no apareceis ni tu ni rascayu !!!

un beso para la family , gatua incluido

Joseba M. dijo...

Hola a todos,
perdonad la parcial ausencia debida a pequeños contratiempos familiares que se van apañando.
Raskayú volverá, está claro. Les agradece todos sus comentarios, sus carantoñas, promete escaparse lo antes posible en cualquier aventura cotidiana y les pide disculpas por la ausencia también.
¡Aúpa primo! Vamos tirandillo poco a poco aunque no sé si este verano nos veremos por esos doblaos... Ya hablaremos.
besos para todos