viernes, 23 de septiembre de 2016

G. Arroyo, maisua



 Zerua, 
lurrera erori zen,
gizakiek
itsaso deitu zuten.
Hodeiak 
eztanda egin eta
lurrera erori ziren,
gizakiek
elur deitu zuten.
Izarrek
maskara kendu eta
lurrean agertu ziren
gizakiek
Antzerki deitu zuten...
(G. Arroyo)


Ahora,
cuando tengo la edad justa
para que sea imposible
ser un mal poeta,
cuando en cada paseo nocturno
con el Pintxo (ez zenituen maite, ez, txakurrak)
busco poemas perdidos
en las tristes farolas
de la calle Arrandi,
esquina Landaburu,
esquina La Florida,
esquina Etxatxu,
en la luna que se tatúa un árbol
cuya raza desconozco,
en los pasos perdidos
de los pocos transeúntes,
en algunas lluvias;
ahora,
cuando me tropiezo
con todos los rastros de ti
que antes eran cotidianos
(Valery Fabrikant, Xiber trikua,
zure belarriak karikatura hartan...
«belarrimotz, belarrimotz!»),
ahora que aquel sol-luna-estrella
me aparece hasta en la sopa
como un latido necesario
(«Jar izkiozu iletxoak, Joseba»),
ahora que quizá no hagan falta
más homenajes
que el de tratar de olvidarte cada día
para tenerte a diario en la memoria
es cuando por fin
puedo decírtelo:
umezurtz utzi nauzu, jodido!!