viernes, 12 de julio de 2013

jueves, 11 de julio de 2013

Eromenkeritasun 1



1959an argitaratu zen Grenobleko «Du lettres» hilabetekarian jarraian agertzen den poema. Olerkia sinatzen zuena Saint-Lazare le Cloche eroetxean medikazio neurrigabe batek  erahildako euskal marinel alderrai bat omen zen, baina atzean Kasher mirestuaren luma dagoela susmatu egin dut irakurri nuen lehen egunetik...

ederra izateaz aparte, ederra,
inozo samarra bazinen, bai
eta, jakina, 
hainbeste dohai izateak mintzen ninduen
(musukatzeko orduko despisteak,
zure bular bigunek uluka,
zure alpargata ziztrinak, lihozkoak...)
Eta izaten zenuen
maskor hauskor
usain lirain
hura
beste matxura...
Postdata apostata bat
oparituko dizut opari:
geure hilobiak,
zure ileak atxabitxiz bustita,
iragankorrak ote?



martes, 9 de julio de 2013

Olivo (2)



Dejad que goce de la voz templada
el olivo que el tiempo arruga y mece,
nervio que por el sol nunca perece,
plácida red de la luna arrinconada.

En su sombra humilde un recuerdo nada
como otra sombra, no le desmerece
y por más que otro invierno recrudece
sueña y calla su pena enrevesada.

¡Árbol!, mano que asomas a la tierra
gigante colosal que está cautivo
y que pugna por relatar su guerra.

Corazón verde, anclado pero vivo,
porque tanta vida la muerte encierra
cual gozo tu dolor, amado olivo.



***

miércoles, 3 de julio de 2013

Poem bis*



Tengo una novia que no me conoce. Me matan los celos y ese rizo que le tapa el ojo como un parche de serpiente. Es muy alta mi novia que no me conoce, muy alta esa novia que me piratea los besos, que los conduce como ese pelo de tela desgastada que le sienta tan propio. No sabemos si somos vírgenes, no nos conocemos tanto. No nos importa: no coleccionamos sellos, ni soldaditos de plomo. Pero es capaz de quedarse embobada viendo catedrales varias veces como si la piedra tuviera algo que ver
con sus orígenes.
Mi novia no tiene nada en común con los árboles pero te trae a la memoria algunos pájaros, siempre que no sean
el colibrí
o las palomas
porque se cagan mucho se cagan en plazas como la de San Marcos que no deberían alzarse sólo en Venecia. Huelga informarle que lo colibríes no, los colibríes no. No. Mi novia no sabe que tengo novia, lo ignora porque
su paz
posa reposa descansa en la tristeza, como un bucle-parche-tela en pecas claras de nariz y, entonces, se inhibe pulcramente. Y sabed que casi nunca lee poemas de desconocidos ni ariméticas pardas, porque ella es azul y es solitaria motu proprio


*El poema es viejísimo y se editó por aquí hace un lustro... apenas luce nuevo el olvidado dibujo que ni justicia le hace...



martes, 2 de julio de 2013

Cerca había el mar




El hombre ha cumplido pensamientos
como espejos y como olvido.
Piensa y se reclina en las veredas.
«Cerca había el mar...»
Puede que yo sea el hombre,
que te hable con desesperación
de unos tiempos en que amaba
dando manotazos en labios
delgados como adioses guerreros.
Pero lo importante es el hombre.
Quizá también estuve
fotografiándome en Positano
desde donde el mar era otro vino.
«He vuelto a extraviar tu nombre
por el sueño...»
Soy lo importante hoy,
soy tu mejor verdad en este libro
y la única persona capaz de olvidarte
cada tarde de todas las estaciones.
Sí, es lo más importante:
mi tristeza nos mantiene vivos,
cumpliéndote
como espejos
y como olvido.