viernes, 15 de febrero de 2013

Gotingen


En Gotingen sucederá todo...

Y no hará falta 
conocer Gotingen
para que este corazón
derrame una lágrima por ella
y torne tan marrón el canal
como su voz caliente...
Y no será ya preciso
ir nunca hasta Gotingen...